jueves, 14 de agosto de 2008

Vidi Speciosam

La primera vez que la contemplé estuve no sé cuánto tiempo estático, como raptado por la escena. Nunca imaginé que la pintura fuera tan arrebatadoramente hermosa, descriptiva de un Misterio con tanta aproximación.

El templo es todo luz, todo aire, como si Stª María Gloriosa dei Frari se hubiera pensado para la pintura de la Assunta del Tiziano, preparándole un ábside milagroso como Dios le preparó Cielo y Trono a su Hija, a su Madre, a su Esposa.

En Venecia es un testimonio espiritual de valor excepcional por arte y por historia. Pero es fe de todo el mundo creyente, desde el Oriente al Occidente, que celebra ese Misterio de exaltación, de subida, de gloria. Es su Asunción.
.
+T.

1 comentario:

Alberto Ferrer dijo...

La verdad es que es un dogma precioso el de la Asunción de la Virgen, y hay algunas imágenes de la Asunción (como por ejemplo esa) que son una verdadera maravilla… Aunque si tuviese que elegir la que más devoción me inspira… creo que me quedaría con alguna de la dormición, son preciosas…

¡Un cordial saludo y que la Virgen te bendiga!