sábado, 12 de julio de 2008

Domina inter feminas


Fue el año 1980, durante un ciclo de conferencia por el VI centenario de Stª Catalina de Siena; supongo que sería a fines de Abril por el dia de la Santa. Los dominicos del convento de Stº Tomás (antes de dominicas de Stª María la Real) eran los promotores de la celebración caterinista. Hubo conferencias en Stº Tomás, recien restaurado-reformado para los dominicos (las monjas se habían trasladado al nuevo convento de Bormujos, también titulado Stª María la Real). El acto principal se celebró en la iglesia del antiguo Convento de San Pablo el Real (desde la desamortización, Parroquia de Stª María Magdalena), y la conferencia la pronunció la priora del Convento de Stª Paula, Sor Cristina de la Cruz Arteaga.

Habló desde el presbiterio, en el centro, sentada en un sillón frailero, ante una mesa con paño de damasco grana. Una estampa. Perfectamente entonada (voz, palabra, documentos, piedad, figura, gracejo...) en el soberbio marco de la Iglesia de SanPablo-La Magdalena. Sor Cristina con su hábito de jerónima, capa blanca y pardo el sayal. Los dominicos vestían también el hábito completo, con las capas negras. Al final del acto, varios frailes (entre ellos mi maestro, el p. Antonio Garcia del Moral) acompañaron a Madre Cristina, que iba con otras dos monjas de Stª Paula. Fue digno de ver en el histórico Convento de San Pablo aquella improvisada y ocasional procesión de capas de dominicos y hábitos de jerónimas. No lo olvido.
.

La segunda vez que estuve en directo con sor Cristina fue en Mayo del 83 (?), el dia 10. Hacíamos una visita a los conventos de Stª Inés, Stª Clara y Stª Paula, con permiso expreso para poder visitar algunas partes de la clausura. También estaba previsto que Sor Crisitina nos recibiera, y nos hablara algo. Fue en uno de los salones del museo conventual, el que da a la galería alta del claustro. Allí nos esperaba, sentada, con un bastón que movía para señalarnos el artesonado, la reja, el claustro, algún cuadro, mientras nos explicaba. Recuerdo que - muy discreta, amable pero firme - empezó diciéndonos que nos recibía por voluntad expresa del Arzobispo, porque las clausuras no eran para visitarlas, y que habían alterado los rezos y las labores de aquella mañana para atendernos.
.
Cuando terminó y salían los del grupo, me quedé detrás y le pedí perdón por el trastorno. Sor Cristina me dijo que no me preocupara, que lo había hecho con mucho gusto, a pesar de todo. Y estuvimos un ratito hablando de esto y lo otro. Le pedí que me encomendara, y le besé la mano al irme. La última imagen que recuerdo de aquella visita, como un flash, es la de Sor Cristina levantándose con dificultad del sillón, con dos monjas ayudándole. Estaba muy mayor, siempre con bastón. Las cejas, muy marcadas, grises casi canas; el semblante sereno, amable, simpático.
.

Murió poco después, el 13 de Julio del 84. Lo sintió Sevilla entera. En Stª Paula, no se cabía. La enterraron ante la reja del coro bajo, y tiene incoada causa de beatificación.

No fue una mujer corriente; nunca. Decían que JoseAntonio la pretendió. Anduvo por España y Francia con una vocación de dificil discernimiento, con tanto mundo y casa y blasón pesándole. Significó mucho y trabajó más por la Orden Jerónima, y por las clausuras. Cuando parecía que el mundo de las rejas y las monjas declinaba, ella renovó comunidades, federó conventos y fundó otros nuevos . Sevilla, en Santa Paula, fue su jardín cerrado.

La calidad espiritual se le notaba, la transmitía. Alguna veces, me gusta rezar con sus poesías, esta en particular:

Sembrad!

Sin saber quién recoge, sembrad, serenos, sin prisas,
las buenas palabras, acciones, sonrisas;
sin saber quien recoge,
dejad que se lleven la siembra las brisas.

Con un gesto que ahuyente el temor, abarcad la tierra,
en ella se encierra la gran esperanza para el sembrador.
Abarcad la tierra!

No os importe no ver germinar el don de alegría.
Sin melancolía,
Dejad al capricho del viento volar, la siembra de un día.

Las espigas dobles romperán después;
yo abriré la mano para echar mi grano,
como una armoniosa promesa de mies en el surco humano.

Brindará la tierra su fruto en agraz,
otros segadores cortarán las flores,
pero habré cumplido mi deber de paz,
mi misión de amores.
.
+T.

5 comentarios:

Toñi dijo...

Hermosa semblanza de la sierva Sor Cristina de la Cruz, hermosísimo el poema.

Gracias.

Mendrugo dijo...

Querido Terzio: Este mensaje no es para publicar.

Te digo lo que Toñi.

Aunque no conocía el poema, me permito hacerte algunas pequeñas correcciones en cuanto a la división de versos y puntuación con las que creo que mejora, por si alguna te sirve. Y ya puesto, me permito retocar el verso de la mies, que parece cojo.

Sin saber quién recoge, sembrad,
serenos, sin prisas,
las buenas palabras, acciones, sonrisas.
Sin saber quien recoge. Dejad
que se lleven la siembra las brisas.

Con un gesto que ahuyente el temor,
abarcad la tierra. En ella se encierra
la gran esperanza para el sembrador.
¡Abarcad la tierra!

No os importe no ver germinar
el don de alegría. Sin melancolía,
dejad al capricho del viento volar
la siembra del día.

Las espigas dobles romperán después.
Yo abriré la mano para echar mi grano,
como lluvia armoniosa de mies
en el surco humano.

Brindará la tierra su fruto en agraz,
otros segadores cortarán las flores,
pero habré cumplido mi deber de paz,
mi misión de amores.

Terzio dijo...

Muchas gracias, Mendrugo, por tus precisiones. El poema lo escribí tal cual lo recordaba, conque no me extraña que esté un poco "alterado"; por otra parte, tengo un problema con el blog y los versos, porque no sé cómo escribirlos para que el blog me respete el formato de los versos/línea etc. Lo que escribí, salió así por mecánica del blog, y preferí no corregirlo para no empeorarlo (que me pasa con frecuencia). Torpezas fifty-fifty mías y del blog.

Pero ya puestos te re-corrijo y transcribo el poema tal cual aparece en "Sembrarse", Sevilla 1955:

Sembrad...

Sin saber quién recoge, sembrad,/
serenos, sin prisas,/
las buenas palabras, acciones, sonrisas.../
Sin saber quién recoge, dejad/
que se lleven la siembra las brisas./

Con un gesto que ahuyente el temor/
abarcad la tierra,/
en ella se encierra/
la gran esperanza para el sembrador/
¡Abarcad la tierra!/

No os importe no ver germinar/
el don de alegría./
Sin melancolía/
dejad al capricho del viento volar/
la siembra de un día./

Las espigas dobles romperán después.../
Yo abriré la mano/
para echar mi grano/
como una armoniosa promesa de mies/
en el surco humano./

Nada vale esta ofrenda de abril:/
lira dolorosa,/
versos...¡poca cosa!/
más todo el tesoro de mi juvenil/
vida generosa./

No quiero que sea triste palomar./
¡Palomar vacío!/
Ha de ser un río/
que, al pasar cantando, sepa fecundar/
el huerto baldío./

Brindará la tierra su fruto en agraz,/
otros segadores/
cortarán las flores.../
¡pero habré cumplido mi deber de paz,
mi misión de amores!/

(marco con barra / el final de cada verso)

De todas formas, habría que comparar con la primera edición, la de 1925, Madrid, en Editorial Calleja, que no tengo.

Gracias otra vez, Mendrugo. Con estas cosas, el blog queda mejor.

'

Mendrugo dijo...

A ti, Terzio. Aunque lo hayas publicado. La versión completa es mucho mejor.

Permíteme aportar un par de impresiones sobre la M. Cristina de Arteaga.

Una es que don Julián Marías se refería a ella con veneración. Pero con veneración intelectual.

Y otra la que recibí cuando tuve ocasión de hojear su libro sobre los Mendoza (su familia). Fue en una casa de subastas. Difícil si no, porque se trata de un libro noblemente editado, de tirada muy corta y preciadísimo.

Otro artículo de este blog recoge ese poema de ella, elevado a litúrgico, en el que desdeña las coronas del mundo: "Dámela de espinas". Pero a la vez cumplía el Cuarto Mandamiento honrando su pasado familiar (que también es una gloria patria). Obra de investigación erudita, su libro es un monumento de "pietas familiaris",

Sin embargo, lo que más me llamó la atención fue la belleza, el primor de todos sus detalles. Encuadernación, papel, tipografía, composición, viñetas, láminas, escudos... Me acordé de aquel libro hace poco al leer la vida de la M. Dupouy (también en proceso de beatificación, no sé si la conocéis), ilustrada con maravillosas láminas que caligrafiaba y miniaba ella misma. Una y otra al estilo de los "libros de horas" medievales. Ese primor, esa belleza esmerada, son una enseñanza para nuestro tiempo, tan chabacano.

Te envidio, Terzio, por haber recibido una (suave) reprensión de aquella santa. Y espero que el recuerdo de tu anécdota nos prevenga a todos de distraer ociosamente a personas de iglesia.

Terzio dijo...

Difiero. Escribir una epopeya de la Casa del Infantado (que es su familia) no conviene a una virtuosa religiosa (y contradice sus versos). Si yo fuera defensor fidei (ya desaparecieron) en la causa, se la paraba hasta que se aclarara el tema. Entiendo que ahí el 4º mandamiento se queda insuficiente y lo que aflora es una gran vanidad no vencida/sometida.

Y el Señor nos libre de gloriarnos en nada que no sea su Cruz (y de llamar virtud a lo que son pasiones humanas).

Dicho sea todo esto con mis mayores respetos a tí, Mendrugo, y tu opinión. Así como manteniendo mi veneración y admiración por Sor Cristina. Of course.

'