miércoles, 10 de octubre de 2007

Des-memoria de la historia


Soy bastante tele-independiente; quiero decir que veo poco la tele y sin adicción a casi nada (sólo a las pelis, pero por las pelis). De la programación actual veo apenas algún cacho de telediario y algún documental que no sea de bichos. Sin embargo, a veces me tengo que zampar lo que no quiero porque me pillan de visita y pendant la visite (y aunque me ponga de espaldas a la tele) algo veo y oigo.

Lo peor es cuando tienes que comer o cenar con la tele puesta en casa de perenganitos de tales que tienen la tele puesta como lo más normal, y hay que verla. Así he medio visto algunos capítulos de "Cuéntame como pasó" y de otra que ponen después del parte meteorológico de la 1ª, pasadas las 4, un novelorio que se llama "Amar en tiempos difíciles" o algo así.

Yo, que tenía 14-15 años cuando murió Franco, puedo dar fe de que aquello no fue así, y que en ese "Cuéntame como pasó" están contando lo que no pasó, con unos personajes inverosímiles transportados desde el 2007 que vivimos a los años '60 que se vivieron, pero no se vivieron así. Y de lo que cuentan de la posguerra, idem de lo mismo cuando cargan y recargan las tintas sobre franquismos y falangisteríos, y cantando bondades de la trágica 2ª Republica, que empezó con quema de Iglesias y Conventos en la primavera fatídica del 31, y no pararon con la persecución religiosa hasta que escaparon por Valencia en el 39.

A mí Franco nunca me dió miedo; sería porque en casa había un retrato suyo, en el salón, entre los de la familia. Mis padres estuvieron en su entierro, en el Valle de los Caídos, con una representación del Ayuntamiento de nuestro pueblo. Mi madre conservó entre sus pequeños recuerdos unas rosas de una de las coronas del entierro; mi padre un trozo de la cinta con los colores de la bandera, de cuando la inauguración-bendición del Valle de los Caídos, en la que estuvo.

Ahora cuando el ridículo Zp y su piara sacan esa ley con la que van a quitar de enmedio lo que queda de aquello, se me revuelven recuerdos y me brota una indignada rebeldía, a mí que tan lejos estoy de lo que pasó, pero con testimonios tan cercanos de los que lo pasaron.

Hoy, cuando he leído que van a mandar a los alcaldes que eliminen todo rastro del franquismo (qué paradójico!), me han entrado ganas de ir al desván y buscar el cuadro de Franco y colgarlo en el salón.

Si con 18 años tenía en mi cuarto un póster del Ché Guevara para escándalo de mis tias, ¿por qué no uno del Caudillo ahora que paso de los cuarenta? Me va rejuvenecer un montón, estoy seguro.

&.

8 comentarios:

tumbaito dijo...

¡Tenía un poster del Che Guevara!

Terzio dijo...

Ah! Veleidades de la edad del pavo.

Fué en 1º de Historia, una femme, una hija de Eva, afiliada a la "Joven Guardia Roja"; en un cumpleaños o algo así me regaló un póster del Ché que colgué en mi cuarto. Mi tia Titi, la primera vez que lo vió, preguntó: -"Niño, ¿quién es ese requeté tan guapo?".

Yo le dije que era un caído anónimo.

La donante del póster desapareció en 2º curso; ahora es una jefaza de la Junta de Andalucía.

Yo me he mantenido íntegro: El Ché no me afectó.

+T.

tumbaito dijo...

De pequeño -pero muy pequeño- cuando salía Reagan o Margaret por la tv me ponía muy serio y con la mirada fija en el televisor.

Mi abuelo que es comunista -o era- se ponía histérico.

Terzio dijo...

La Margarita Thatcher es una donna in gamba, senza dubbio.

No me extraña que te petrificase desde la tele, a tan tierna y vulnerable edad.

+T.

Tente dijo...

Los pecados, los terribles pecados de tu juventud.

Yo también me estoy alborotando con lo de la memoria histórica del gili Zpstoso. A ver qué se me ocurre.

Tt.

irichc dijo...

No es la primera memoria que para prevalecer necesita extinguir los recuerdos.

Terzio dijo...

Sí, es una curiosa reaparición de la damnatio memoriae.

Cuando los faraones, raspaban los nombres en jeroglífico y dejaban los cartuchos vacios (para más mareo de los egiptólogos).

Pues será eso, que a Zp le están entrando gustos faraónicos, o algo así.

'

Alfaraz dijo...

Digo yo que si quieren eliminar cualquier rastro de franquismo podían empezar por los pantanos.

Es una idea.

.