jueves, 13 de septiembre de 2007

De Reliquiis

(En la foto, hábito de San Francisco venerado como reliquia en el Convento-Santuario del Monte La Verna )
A no sé quién - y me temo que haya sido cosa de algún clerigucho postmodernista, o peor - se le ha ocurrido mandar hacer la prueba del carbono 14 con una túnica de San Francisco, que se venera desde hace siglos en la espléndida e incomparable Chiesa di Santa Croce, Florencia. Los análisis han datado la presunta túnica del Santo sobre fines del XIII, y como San Francesco murió en 1226, no podría ser una túnica de su uso; es decir, que no es reliquia la reliquia.

Y a mí me da la risa floja cuando me pongo a pensar en lo poco que creerán esos que tienen fe en el carbono14 , tan bueno para ciertas dataciones paleontológicas, pero tan discutible para fijar aproximaciones temporales más afinadas, como esos setenta años de variación que han desacreditado la túnica franciscana de Santa Croce, Firenze.

La tragicomedia del carbono14 alcanzó su más alta cota de popularidad cuando hará veinte años (en 1988, me parece) pasaron unas muestras de la Santa Síndone de Turín por el fielato de los laboratorios; otra ocurrencia de algún ocurrente clérigo, suficiente para desacreditar la sensatez clerical del susodicho, el que fuere. Los resultados fueron tan chocantes - claro! - que lo del carbono14 ya se ha convertido en otro "misterio" añadido a la Sábana Santa, para regocijo de sus "expertos" (algunos, auténticos "profesionales" del tema, que esa es otra).

Yo, católico militante-beligerante, entiendo y defiendo que las Reliquias no están para experimentos, ni se han conservado hasta ahora para que jueguen con ellas cuatro indiscretos y tres descreídos en una rebotica de laboratorio. Las Reliquias son venerandas, para su veneración, y sanseacabó.

Me confirmo en esta convicción cuando leo en los Exercicios Espirituales de ntrº p. San Ignacio esa notación en la que recomienda:

- " Alabar reliquias de Santos, haciendo veneración a ellas, y oración a ellos..." (Reglas para sentir con la Iglesia Militante -regla 6ª- EE nº 358)


Cuando por toda Alemania los luteranos desmontaban y quemaban reliquias y relicarios, nuestro San Ignacio escribía esta castiza recomendación, tan apreciable, tan católica, tan espiritual.

Nosotros que proclamamos la Encarnación del Verbo, hemos reconocido desde muy antiguo - desde los orígenes, se puede decir - el valor de esas otras pequeñas "encarnaciones" que son las Reliquias: Los restos, las pruebas, las huellas de que la Santidad se ha hecho vida. Por eso valen para la veneración una túnica, una sandalia, un cilicio, una cuchara, un libro; o un cuerpo entero, o alguna de sus partes que esperan la Gloria que ya goza en alma su correspondiente Santo.

Una píccola consolazione: Junto al desacreditado hábito de Santa Croce, la prueba del carbono14 sí ha avalado la cronología de otra túnica de San Francisco venerada en Cortona, así como un almohadón donde reclinaron la cabeza del Poverello al morir, más un códice con los Santos Evangelios, también del uso del Santo de Asís.

Lo que pasa es que yo dudo de que el que dudó de las reliquias y las mandó a aprobar con carbono, se satisfaga con la corroboración del carbono; porque el carbono14 es fiable cuando desautoriza reliquias, pero no satisface cuando las confirma. Esa es mi impresion.

En casa tengo actualmente mi pequeño Relicario con Reliquias de Stº Tomás de Aquino, San Juan de Ávila y Stª Ángela de la Cruz (estas son las más "insignes"). Hace unos años me desprendí de algunas, que doné para su culto: Una de San Fernando, otra de San Isidoro, y una de San Bartolomé. Tengo más, de diverso grado, entidad, y procedencia, todas veneradas como recomienda San Ignacio. Y estoy siempre atento por si puedo recoger alguna otra.

Por supuesto, ninguna sufrirá indiscretas averiguaciones, ni se cotejarán con ese carbono impío, faltaría más.


&.


12 comentarios:

Joaquín dijo...

Venerar reliquias es muy humano. Me pregunto si los visitantes de cualquier "casa-museo" (como las de Unamuno en Salamanca, o de Juan Ramón en Moguer) no están haciendo otra cosa que venerar "reliquias laicas". Las visitas a las tumbas ilustres (como las de Antonio Machado en Collioure o Karl Marx en Londres) tienen ese mismo sentido venerador.

Hoy una forma de reliquia popular es la fotografía. El joven que tiene una foto del Che en su habitación tiene también su "reliquia"...

Por no decir que los libros, cristalización física de los pensamientos, son también otra forma de reliquia. Leyendo a San Agustín veneramos su memoria.

Tente dijo...

Eres un clásico absoluto, venerante amigo. Y de los de "principios"; y de los que ya no van quedando.

¡No te extingas! (De verdad).

Tt.

Terzio dijo...

Vale.

Te dejaré un diente de reliquia, para que lo veneres, si llegara el caso.

Recuérdamelo.

.

Counter-Revolutionary dijo...

Terzio, por una vez estoy contigo! Además, bordado. Sólo una salvedad. No entrar en las chuminadas del carbono 14 no significa recordar que la misma Iglesia no ha depurado muchas veces falsas reliquias que como tales tenía la religiosidad popular. Ahora bien, dicho eso, también decir que si el pueblo la venera, en memoria de un santo, por lo menos ya tiene ese valor de fe y sentimiento, y de símbolo, que ya es mucho, haya sido después la túnica de San Francisco o de un monje -muy posiblemente no menos santo- del siglo XVII.

Terzio dijo...

Me parece que no, que no estás mecum:

1- Lo del carbono14 es algo indiscutiblemente muy serio...pero no para las reliquias; una cosa es un trilobites y otra un hueso de Santo.

2- La Iglesia ha expurgado constantemente reliquias falsas por doquier...precisamente porque se las toma muy en serio; en esto ha sido y sigue siendo muy prudente.

3- No es la emotividad del pueblo crédulo lo que da valor a una reliquia; la "auténtica" no la expiden los devotos que besan, sino la Iglesia que reconoce y autentifica.

4- Santo como un San Francisco desconocido y del XVII...no me parece probable: Gente de esa "calidad", cuando los suscita Dios, hace también que se conozcan pro bono Ecclesiae.

5- Las pruebas decían que era del fines del XIII, no del XVII.

No sigo...pero ¿ves como no?

:) Saluti!

Joaquín dijo...

A todo esto, Terzio, si no es indiscreción, ¿qué clase de reliquia tienes de Santo Tomás de Aquino?

Counter-Revolutionary dijo...

Terzio, sigues buscando polémicas donde no las hay. ¿Cuándo dije yo que la prueba del carbono 14 fuese válida, que no fuese ese el hábito de San Francisco, o que las reliquias reconocidas por la Iglesia no son reales? Muerdes, incluso cuando se te da la razón. Mejor opto por no decirte nada. Un saludo.

Terzio dijo...

¿Ves como no te enteras? Porque, por ejemplo, me preocupa que no aceptes lo del carbono, que es algo válido y contrastado para ciertas dataciones, pero "excesivo" para autentificar reliqs.

Y lo que tu dices "morder", yo diría debatir-rebatir y todo eso, más bien. Pero tú no desistas: Comprobarás que, al final, "perro ladrador poco mordedor"; de verdad.

Cordialmente:

+T.

Counter-Revolutionary dijo...

Cuando digo que la prueba del carbono 14 no es válida, lo digo en un determinado contexto. Ya sé que sí es válida para datar huesos de dinosaurios, o de trilobites, o de patatas con jamón. Lo que no entiendo es por qué, en vez de entrar en una comunicación fluida que estoy seguro que podríamos entrar, porque estamos de acuerdo en más puntos que en desacuerdo, y a partir de ahí debatir posturas, te empeñas, hasta el momento, en rebuscar entre mis palabras el menor indicio polémico. Sinceramente, te ofrezco mi buena voluntad como interlocutor, pero espero también la tuya.

Terzio dijo...

Pues pregunta, pregunta a los conocidos comunes...y verás que vas listo.

Sorry, pero soy espino prieto, cardo borriquero, cominus et erinus.

Pero si aguantas, mejorarás con el trato.

Palabra!

,

Terzio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tente dijo...

Yes, yes, yes.

Doy fe, doy fe.

Terrible, pero al final del curso, cum laude (el que sobreviva hasta el final, eso también hay que decirlo).

Tt.

(la entrada borrada arriba era mía: un despiste).