sábado, 21 de abril de 2007

Caligrafías

He estado corrigiendo unos exámenes, de gente de mi edad, señoras cuarentonas, mayormente, con algunas de treintitantos; como otras veces, espontáneamente, he clasificado edades y educación por la caligrafía. Sin tener siquiera rudimentos de grafología, sólo observando, saco conclusiones con bastante aproximación a la realidad. Pero se padece una universal decadencia de la caligrafía, la buena y educada caligrafía que definía tantas cosas de la gente y era una nota de educación y de distinción.

Una vez mi padre acudió a un amigo suyo, excelente caligrafista, para rotular una dedicatoria en un libro de regalo; a él no le pareció bien su letra, y ya quisiera yo tener la letra de mi padre! Tan cabal, selectamente masculina, admirablemente legible y elegante, con cada letra tal y como debía ser, pero con el pulso y el trazo inconfudible de un abecedario personalizado en olografía.

De la letra de mi padre a la mía hay un bajón, que yo noté desde niño, cuando me gustaba leer las postales ocasionales que mi padre me escribía, o alguna de sus cartas, y comparaba admirado mi letra con la suya. Mi caligrafía, en cambio, es cursiva, de pata de araña y virgas ansiosas más o menos controladas; pero sé que impresiona cuando me la leen (o intentan interpretarla/descifrarla) porque no es vulgar ni repetida, sin ser deliberadamente estudiada: Escribo así desde mi "así".

Mis hermanas escriben en redondilla mujeríl, con un toque agarbanzado; mi hermano es tremendo, y sus renglones siempre me han dado repelús, los leo de prisa,enmarañándome la vista entre sus letrajos. Mi madre y mi tía Antoñita, tienen la misma letra, y escriben con letras "de bastidor", lentas y con moñitos, como si las bordaran; las madres de algunos amigos, que son de su misma edad, escriben casi igual y lo mismo, con cierta esclerosis gráfica por falta de práctica, ya que lo que más escriben es la firma, y poco más.

Mis abuelas y mis tías usaban una exquisita letra inglesa, un poco conventual, porque la aprendieron de monjas: Mi abuela de abadesa; mis tias en diverso grado desde vicaria a refitolera, según aplicación o práctica. De entre todas, tía Aguasantas tenía letra de rancia nobleza, hasta en los márgenes y el espacio de la firma. Una belleza de letra aunque escribiera un pedido de tabaco (era viuda y con estanco, que era honroso oficio, sin desdoro para viudedades selectas de provincias).

Pero la que se llevaba palma del mérito era tía Maria Antonia, que hacía caridad escribiendo cartas. Yo no sé si fué idea propia u ocurrencia recomendada, pero en los años de la guerra y la posguerra le escribió cartas a casi todas las madres y novias "sin letras" del pueblo. Y tantas veces poniendo el papel, el sobre y hasta el sello; "...si no tenían para el puchero, cómo iban a gastar en cartas!...", dicen que decía.

Hace unos años, me llevé una sorpresa de esas que te imponen corrección de prejuicios. Fué que coincidí durante un ciclo de conferencias sobre Escolástica con gente de otros sitios, entre ellos un grupo de africanos; hablaban en francés y venían con una religiosa dominica francesa, Soeur Jacqueline L'Amoureux, una especialista en filosofía contemporánea con un bigotazo que la toca le resaltaba llamativamente. Después de una de las conferencias, me interesé por unas bibliografías y me dirigieron a Soeur L'Amoureux, que me las prometió para aquella tarde. Me las entregó en un folio a mano, con una preciosa caligrafía, tan bella que le comenté algo a propósito; ella, sonriendo con su bigotazo intonso, me dijo que no era su letra, y llamó y me presentó a Étiènne, un chico negrísimo y simpatiquísimo, que hablaba un francés de la Sorbona y escribía como un experto pendolista; me contó que aprendió a escribir en su poblado del Congo, en la escuela que allí tenían unas monjas misioneras de la misma congregación que Soeur L'Amoureux.

Yo me alegré y dí gracias a Dios, que hace las cosas tan bien y escribe vida con insuperables caligrafías, aunque hoy se vean pocas de calidad notable, y casi no tenga sentido ya la admonición escolar de -"Despacito, y buena letra", con la falta que hace.

#

9 comentarios:

Anónimo dijo...

No te cuento cómo es mi caligrafía, porque la conoces muy bien, y creo que no te gusta (confiésalo). Pero en las letras, aunque sean borrones, hay algo más.

A mis años no me voy a poner a hacer palotes, pero lo de "despacito y buena letra" vale como recomendación para escribir bien y para más cosas.

Tente

Terzio dijo...

Camarada mío: En las letras irá el carácter, pero en las palabras habla el alma....y muchas veces hasta sin ellas, ¿verdad?

Un saludazo!!

.-

Alfaraz dijo...

Reconozco que ya no se escribir a mano por falta de práctica. Ni siquiera me acuerdo cuando fue la última vez que lo hice...y no es broma.
Supongo que será agravante ser hijo de maestra y nieto de maestras.

Terzio dijo...

Sí, confratello: Por fidelidad a las señas de identidad matriarcales, deberías exhibir una caligrafía de altura, rebelándote contra teclados y digitalizaciones...¿quizá "liberándote" también?

P.s. En Sevilla, hoy es lunes de pescaíto; yo no ferieo, pero tú tómate una manzanilla, por tipismo siquiera.

#

batiscafo dijo...

Dios mío, si alguien interpretara mi letra me diagnosticaría un carácter neurótico-paranoide, lo menos. A mí también me pasa que cada vez escribo menos. Y ahora que me he agenciado una agenda electrónica (valga la redundancia) esto será el acabose.

Agus dijo...

¿No te llegaron Terzio algunas caligrafías de uno mesmo?

Terzio dijo...

Pertinente la pregun, porque esta mañana me han llegado letras de Roma...que imagino se han demorado por esos caminos que vienen de allí porque iban a allí.

En breve - D.m.- podrás practicar lectura de manucristo.

#

Agus dijo...

Ah, OK. sí, sí que han tardado.

Toñi dijo...

La tía Antoñita escribiría muy bien... no tenía ordenador. Mis manuscritos se han quedado para la tiza.

Tente, sí he hecho palotes en edad más que tardía. Tomo una pluma de escolar y tintero y eso me sirve para enderezarla por una temporada.

Agus ¿será posible que todavía escribas cartas a mano? Me dejas estupefacta. Tendré que aprender de lso jóvenes.

Saludos a todos