sábado, 24 de marzo de 2007

Lúdica Decadencia y Caída (por Sevillanas)


No se me ha ocurrido mejor títulín ni mejor ilustración: Decadencia y Caída, de Evelyn Waugh, como alusión al degenerado panorama de la degenerada política para la degenerante juventud.

Pués es el caso que como alternativa a los "botellódromos" que el alcalde (cualquier cosa es un alcalde) del psoe en Sevilla (el por todos conocido A.S-Menteserrín) inventó para las borracheras del mocerío, el candidato del pperío a la alcaldía (cualquier cosa sirve de candidato a alcalde), el desconocido (hasta el presente) J.I. Zoido propone (sujétense y cojan aire) tres "ociódromos lúdicos", 3; tal como se lee y parece pronunciarse (no es trabalenguas, sino promesa política de pre-campaña, aclaro).

Temblando estoy temiéndome lo que pueda proponer la candidatura de iu-pc-losverdes y demás resíduos stalinistas, porque llevando a una concejala animadora de la "fiesta del porro" en las listas, la ocurrencia puede alcanzar perfiles porno-alucinógeno-orgiásticos...de entrada y tirando por lo bajo.

Decía un sabio al que leo que, después del pánem, la plebe saciada pide circenses; véase cuánto atinaba el sabio profeta.

Cuando los ludi circenses hastíen, ¿qué pedirán unos y qué les darán los otros? Pués eso me pregunto yo, y con esa intriga ando.

En Sevilla, entrando en la Semana de Pasión, a unos dos meses de las municipales.


#

2 comentarios:

Juanan dijo...

A mí esto de los botellódromos me asquea. Y me aliena. Aunque en realidad, la mayoría de la gente lo que busca no es beber ni emborracharse, simplemente se trata de pasar un buen rato con los amigos. Lo que pasa es que está asumido que el beber conlleva divertirse, y los cuatro gatos que sí que prefieren beber arrastran a los otros. No deja de parecerme una actitud de borregos.
Y lo peor es precisamente eso que tú dices, que las instituciones públicas los tratan como borregos, y los sacan a pastar, eso sí, en un sitio en el que no armen jaleo pero que no esté muy lejos de la ciudad. Qué vergüenza, los jóvenes, que somos los que deberíamos estar clamando por renovar el mundo, nos dejemos pisotear de esta manera tan denigrante.

Terzio dijo...

Los colocones de fin de semana los inventaron niños bien de Los Remedios; soy testigo. Las palabrejas "botellona", "barrilada" y semejantes, son neologismos creados en ambiente "pijo"; quiero decir que, como tantas veces y en tantas cosas, las "modas" las empiezan los de arriba y se van imitando por los de abajo.
En eso de la bebida sin tino ha habido una amplia equiparación de clases; al fin, todos borrachos...

Las "fiestas de la primavera", las empezaron a promover unos cuantos espabilados (niñatos ellos) que vieron que la cosa era un excelente negocio; ellos fueron quienes "convocaban", primero con carteles fotocopiados, ahora con móviles; primeramente eran de cerveza, depués de güisquis con porros, ahora las pastillas y la coca corren sin freno.

Unos amigos polacos, me asombraron cuando me contaban que en Varsovia, Cracovia y otros centros universitarios, las Universidades abrían los Domingos, porque los alumnos iban a la bibliotecas, y se solían organizar debates, círculos de estudio y conferencias en las áulas etc.

Y a mí me dió tristeza hacer la inevitable comparación con lo que aquí pasa. Cuando se piensa, además, que los políticos están detrás de la promoción de la degeneración...pués ya me dirás.

.-