domingo, 18 de febrero de 2007

¿Con las armas del enemigo?

La noticia que salía ayer en la prensa me inquietó.

La Iglesia, los cristianos, tenemos suficiente experiencia histórica para saber que usar las armas del enemigo, sus mismas armas, es seguirle la estrategia y, al fin, perder la batalla y sufrir pérdidas.

Un Reino que no es de este mundo, no se defiende con armas de este mundo. Tanto más si la verdad se impone, más tarde o más temprano, con toda su incontestable contundencia.

Las armas del mundo son los recursos del mundo; en principio, no tienen por qué definirse como malos, en tanto que será una ulterior acción moral y sus consecuencias las que definan la bondad o maldad del acto y de sus medios.

Pero hay medios que ya vienen marcados por el uso. ¿Es indiferente combatir con esas armas dado que se pretende un bien, una verdad, una "reparación" justa?

Quizá sí; pero se está aceptando el juego del mundo, y se combate con sus mismas artimañas, se confía en idénticos recursos.

En el Areópago de Atenas (Hch 17,19-34), San Pablo urdió un discurso con las armas de un mundo al que, precisamente, tenía que predicar el Evangelio que no es de este mundo; fracasó ridículamente y resolvió no predicar otra cosa que a Cristo Crucificado (ICor 1,17-25;2,1-5).

Me gustaría que lo de la prensa de ayer sólo sea prensa...o espejismo. Sólo eso.

#

17 comentarios:

Francis dijo...

¿Y cuál es tal noticia?

Agus dijo...

Como no se refiera a lo de que se está preparando una producción cinematográfica sobre la vida de San Josemaría, para la que se habría tanteado a Nicolas Cage, De Niro o Banderas, de la que el ABC informaba patéticamente en su contraportada, con vomitiva frivolidad y haciendo su propia interpretación de que era una pura respuesta al da Vinci y demás... Pero vamos, a mí me parece fenomenal que se hagan películas de ese tipo.

Terzio dijo...

A mi no.

No me gusta que se entre en ese "mundo"; y con ese "equipo", menos.

El codigucho ha pasado con muy relativo efectos; la peli, ha ido un fiasco. Pero entrar en ese mundo, es aceptar ese mundo.

Se pueden hacer muchas pelis y de muchas maneras; pero en ese "ambiente" y con esa tropa...es jugar con las armas del enemigo.

Pienso que es un error.

.-

Agus dijo...

¿Ambiente? ¿Tropa? ¿Mundo? A veces creo que hablamos idiomas diferentes.

Podemos seguir de espaldas al mundo. El futuro será fecundísimo, claro.

Terzio dijo...

Sí, de eso se trata: De hablar un idioma diferente, y no con "su" idioma.

Dar la espalda...¿quién a qué? Cuando los caminos no van en el mismo sentido, dar la espalda no es un desprecio.

Hay una diferencia muy sustancial entre hacer una película con relativos discretos medios, por ejemplo,y otra que - según se publica - cuenta, de entrada, con lo más "representativo" del Hollywood del momento.

El planteamiento no puede ser más desconcertante.

.-

Agus dijo...

¿Algún argumento para atacar el proyecto además de que para hacer cine de temática religiosa hay que ser cutre y que los actores tienen que ser santos?

Terzio dijo...

¿Te parecen pocos los que tú mismo trasluces?

Ya sé que te afecta; a mí también. Pero la querencia no me colapsa la crítica.

Y, de entrada sólo, la ocurrencia me horripila.

.-

Agus dijo...

La noticia no me afecta en absoluto. Me deja indiferente. Lo único que me molestó fue el tono empleado por ABC (El País fue correcto).

Lo de tu inexplicado ataque inquisitorial... Pues eso. Supongo que pedir argumentos, explicaciones y tal acerca de ese nuevo y sui generis contemptus mundi no obtendrá más respuesta.

Y antes de opinar con tanta... rotundidad, quizá lo mejor sea informarse correctamente y no quedarse con las cuatro líneas sensacionalistas de contraportada. Con este tema, tu problema, entre otros, es entrar al juego de que esta película es una respuesta a Brown, cuando es un proyecto del que se lleva hablando al menos cinco años.

Pero es que aunque lo fuera, lo voy a defender, porque ese escándalo me suena puritano y demodé pero a lo bestia.

Terzio dijo...

Sí. Defiende porque la causa es de las que necesitan abogado, procurador y notario colegiado.

Lamento que te pongas así. También lamento que la cosa vaya más en serio de lo que me han desmentido esta mañana por dos o tres sitios.

Yo pido para que sea sólo "probando-probando", y sólo eso. (Ah! también pido para que el haya tenido la ocurrencia se quede bien sujeto donde está, y no corra el escalafón y termine afectando más alto con más proyectos de esa especie, el genio).

P.s. Díme hasta donde me aguantas sin que suframos deterioro, para que pare. Ok?

Agus dijo...

¿Escalafón? Jo, jo, esa sí que es buena. Como si fuera un proyecto institucional... Con determinados esquemas no hay vuelta de hoja.

batiscafo dijo...

Algo de información de fuentes fidedignas:

La productora Lux Vide produce películas y series sobre la Biblia y sobre personajes como Santa María Goretti, la Madre Teresa, el Padre Pío, Juan XXIII, Juan Pablo I, Juan Pablo II, etc. Parece que este proyecto sobre San Josemaría viene de lejos.

Lo que está claro es que el Opus Dei no lo financia, tan sólo presta asesoramiento histórico a cualquier productora que quiera difundir la figura de San Josemaría.

En cuanto a la posibilidad de que sea Robert de Niro quien encarne al personaje, por el momento son rumores sin fundamento.

El artículo de ABC que menciona Agus, patético, sí. A mí me dio la risa floja.

Por lo demás, viva la libertad de aplaudir o denostar la idea. A mí me parece bien si está bien tratado. Y cuanta más calidad y mejores actores, mejor que mejor.

La semana pasada vi la película de la Madre Teresa de Calcuta y me gustó.

Francis dijo...

Terzio, no te entiendo ni para atrás.

Nada, las películas de santos tienen que hacerse en casa, con los medios que permitan los donativos caritativos y con unos actores santos (¿los hay, por cierto?). Sí, ya, menuda película más vomitiva iba a ser esa.

Ah, ni que decir tiene que nada de proyectarla en los cines, nonono, por Dios, con la de basura que habrá pasado por esas pantallas, qué escándalo: sólo en el cine club de las parroquias, por supuesto.

Así poco van a cambiar las cosas; pero bueno, usted siga pensando así, otros nos encargaremos de entrar a saco en el mundo...

Terzio dijo...

"Usted" sigue pensando que ese "proyecto", si existiera o existiese, desdice mucho y contradice más.

"Usted" sigue considerando que entrar en ese "circuito" no es camino recomendable.

"Usted" opina que las cosas que habría que cambiar no se cambian con esos medios.

"Usted", claro está, como no pretende "entrar a saco" en ningún sitio y para nada del mundo, no está en condiciones de uso de una peli de Hollywood con repertorio de actores vip.

"Usted" se admira cada vez más de tantas cosas.

"Usted" no encaja que se comulgue con cosas tan ajenas al fin que se debiera pretender.

“Usted” sigue esperando que todo sea un “probando, probando” y ese fabuloso fantasma se disipe como niebla...y se acabó.


.-

Francis dijo...

Pues alguien me dijo que al tal "Usted" le gusta horrores una película llamada The Mission, dirigida por un tal Roland Joffé, un hombre (ooohhh, qué horror) divorciado, en la que actúan Robert DeNiro (¿por qué no decirlo? también divorciado), Jeremy Irons (habitual en Hollywood, con un Oscar entre sus manos para más inri), Liam Neeson (también habitual y famoso), y distribuida por una compañía de nombre Warner Brothers...

Pecado seguro ver y hacer esa peli.

Otra película que anda por ahí ("The Passion of the Christ"), ¿no está hecha por un rico borracho antisemita o algo así? Uy, sí, además tiene un presupuesto demasiado altu y demasiada calidad.

Terzio, por Dios, un poco de sensatez, ¿no?

Terzio dijo...

Sí, sensatez, simplemente.

Una película como la Misión que relata un episodio de unos hechos alejados dos siglos y medio de la película que los imagina, no es lo mismo que una película sobre un personaje contemporáneo; personaje del que existen grabaciones filmadas en directo, reales, con toda la verosimilitud incontestable de un documento histórico (no conozco otro caso de un Santo "descubriéndose" en directo con la espontaneidad de esas "Tertulias" grabadas en los últimos años de vida de S.JMª, auténticos documentos y medios de su apostolado).

La peli de M. Teresa o el Carol sobre JP II, son dos limitadísimas aproximaciones...y un tostón (para los simpatizantes, no digo lo que les pudo parecer a los "alejados"; que a algunos les gusten esas 2 pelis...bueno! Pero como pelis resultan bastante fallidas).

La peli de R.Joffe, tomaba la ocasión del episodio de la crisis de la Reducciones para montar un guión ficcionado, con unos personajes en cierta concordancia con los hechos, pero en absoluto "históricos"; y repito que a dos siglos y medio de distancia tanto de la figura de S.Ignacio como de nuestra época.

Por otro lado, la Compañía no aparecía ni remotamente implicada en la producción o la publicidad o la distribución o la ocasionalidad de la peli; sólo hubo, creo recordar, algún asesor para la ambientación/documentación etc.

Fuera lo que fuese, no es el mismo caso, ni parecido, ni comparable.

Así que sigo opinando que no.

(Por cierto que también descubro un cierto sesgo "ad hominem" en algunas de las "argumentaciones"...y tampoco es eso, ¿No?). Pués eso.

.-

Francis dijo...

Pero entonces tú no discutes "las armas del enemigo", sino otras cosas muy distintas y puramente cinematográficas (la cercanía histórica del personaje), no lo disfraces con otras argumentaciones que no son.

Terzio dijo...

Son las armas del enemigo porque esa "cultura" y ese "medio social" al que representan son opuestos y contradictorios al contenido-mensaje que debería transmitir la peli (si fuera o fuese la peli en discusión).

.-