domingo, 14 de enero de 2007

Ronda pedante


Paseo por los blogs que recomiendan amigos o conocidos. Algunos blogistas me sorprenden siempre por lo que escriben y por cómo lo escriben.


Cada vez que pedanteo, soy consciente del padecimiento; lo utilizo con relativa intencionalidad y con efectos también buscados, ya sean irritantes o displicentes.


No sé con qué consciencia o conciencia lo harán otros; pero les sale muy bien y cotidianamente.


Escribir para enseñar virtud, es virtud; como expansión o desahogo, es un sano ejercicio; cuando es para comer, digna profesión; si es escaparate, muestrario, pasarela...depende de qué y para qué.


Los blogs son para eso y para esto, ¿no?


Paradójica entrada que examina y reclama un autoexamen: Confíteor...


La penitencia me la impongo yo.


#

2 comentarios:

Francis dijo...

"La penitencia me la impongo yo", dixisti.

Será lo mejor... jeje.

Terzio dijo...

Scherzaba, pure.