lunes, 25 de diciembre de 2006

Alias Kirai

Ayer venía la noticia en una de esas páginas de relleno del ABC:

http://http://sevilla.abc.es/20061224/tecnologia-tecnologia/blogs-pais-naciente_200612240246.html

Hoy he visitado el blog de Kirai. Tiene fotos así de claras y agradables como la de esa geisha(?) bajo su sombrilla, y por el estilo. Gusta verlas. Lo demás, una relación de cosas y casos sobre el Japón, con alguna escapada a Hong Kong y a la inquietante y actualísima China.

Desde luego, la historia se está volviendo al Oriente más extremo, más oriental. Que esta emergencia incontenible se resuelva en conflicto o en un nuevo re-plantemiento global del planeta, está por ver. Por lo pronto, ya es noticia que un blog de un filo-nipón hispano está super-visitado.

A mí, el fenómeno me excede. El blog es tan clarito como las fotos, contando cosas, pero apenas más. Papel y bambú, como las casas de por allí; pero como un sucedáneo de uno criado en España que ahora vive y trabaja allí.

Si yo estuviera en el Japón, escribiría de otras cosas; por ejemplo, me interesaría por el Espejo de Amaterasu, el Templo de Ise y sus tejados de paja de arroz, la misión del gran impaciente Javier, los Mártires de Nagasaki. En fin, esas cosas que son el Japón que circunscribo en mi universo interior.

El chico del blog, sin embargo, "apunta maneras", como esto que escribe:


"...Cuando tenía 16 años leí todos los libros de Carl Sagan y se podría decir que configuraron en gran medida mi forma de pensar ateo-escéptico-científica actual. Mi libro favorito de Carl Sagan es Cosmos, una lectura recomendable para todo el público, leyéndolo adquieres una gran cultura general sobre el origen y estado actual del universo y el planeta Tierra. Otro gran libro es Contact, una novela que ha inspirado a mucha gente que hoy en día intentan detectar extraterrestres usando radiotelescopios y ordenadores por todo el mundo..."



Se le nota esa lectura de ese Sagan. Y parece que ha leído poco más. Sin embargo a él se le lee mucho. Y no me atrevo a aventurar consecuencias, la verdad.

Yo, antes de los dieciseis, leía, por ejemplo, "Las tribulaciones de un chino en China", de Julio Verne, y así me luce el pelo y el blog.

Yo no soy un "kirai".

-

2 comentarios:

Francis dijo...

Japón... Un país lleno de contradicciones. Para convertirse en un país occidental, ha renunciado a sí mismo. No creo que sea tan diferente de Yankeelandia, por ejemplo. Ahora, pero creo que sí que lo fue... hace un tiempo. Pobrines.

Por cierto, que hablando de geishas, el otro día vi la peli americana esa basada en un libro americano: Memorias de una Geisha. Psé, poca cosa. Más interesante me pareció la también americana El último samurái (con Tom Cruise y todo).

Terzio dijo...

Qué barbaridad!

Ni una, ni la otra, pero la del Samurai-Cruise, menos: Es lo que comentaba de los americanos interpolando la Historia con su cine (a propósito del peli de C.Eastwood).

A mí me gustan los "clásicos" Mizoguchi, Ozu y el maestro Kurosawa.

No sé si les sonará al Kirai del blog.

+T.